La receta del solomillo a la mostaza es una de las preferidas por los carnívoros. Incorpora sabores fuertes e intensos en una carne de cerdo que tiene muchas propiedades para el organismo. Con este plato quedarás como un auténtico chef de estrella Michelin, toma nota de estos ingredientes y empieza a cocinar.

Beneficios de la mostaza.

La mostaza es un desintoxicante natural. Uno de los alimentos más beneficiosos para nuestro hígado, lo protegerá en gran medida para que se mantenga sano, lejos de cualquier elemento perjudicial, especialmente de metales pesados como el mercurio.

Además, permite reducir el colesterol ya que estimula la producción de bilis del hígado. De esta manera previene y evita enfermedades cardíacas. Un estudio reciente afirma que sus propiedades aumentar cuando la mostaza es cocida al vapor o cocida rápidamente.

 

También es un alimento perfecto para ayudar a combatir la osteoporosis. La cantidad de vitamina K ayuda a la mineralización ósea, la coagulación de sangre y elimina el calcio patológico. Medicina pura para nuestro organismo.

Receta de solomillo a la mostaza

Ingredientes:

  • Dos solomillos enteros
  • Dos cucharadas de mostaza de Dijon
  • Nata para cocinar
  • ½ copa de coñac
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

Cómo preparar el solomillo a la mostaza

  1. La carne de solomillo es especial para este tipo de recetas. Debe estar cortada de la mejor manera posible. Te proponemos dos solomillos enteros, pero si quieres también puedes optar por unos medallones grandes. Si lo cortas en medallones se harán mucho más rápidamente y depende de las personas que seáis será mucho más cómodo.
  2. Salpimentamos los solomillos bien.

  1. Ponemos un chorrito de aceite en la sartén y nos disponemos a sellar bien los medallones. Este proceso es importante porque nos permitirá mantener los jugos del cerdo en el interior. Cada cara del solomillo debe permanecer unos minutos al fuego para que quede crujiente y sellada.
  2. A continuación, la podemos reservar a la espera de hacer la salsa y de darle un último toque de cocción en el horno. Precalentaremos el horno hasta 180º.
  3. Para hacer la salsa, aprovechamos la grasa del cerdo en la misma sartén. Añadimos el coñac para que los jugos se asienten.
  4. Pondremos las dos cucharadas de mostaza y la nata. Hasta conseguir una salsa fina y con cuerpo que incluya todos los sabores del plato.
  5. Le daremos los últimos toques al solomillo. Cinco minutos de horno(dependiendo del grosor) y lo serviremos con la salsa por encima o en una salsera.

Podemos acompañar este plato de unas berenjenas con miel, el sabor dulce combina perfectamente con el cerdo, potenciando aún más su sabor.